Sabonim

La conversación empezó con algo como “ah... pero sos un pelotudo importante”. Viene a ser una expresión propia de mi maestro, quien enseguida agregó “Pero mirá que te lo dije, pendejo y la puta que te parió (en su idioma no hace huelga ninguna palabra). Te lo dije, te lo avisé, te lo expliqué y… ¿qué va y hace el señorito?.. Justo lo que no tiene que hacer. Como si nunca lo hubiéramos conversado. Como si nunca te lo hubiera explicado. Me cago en Satán."

Yo, mudo.

—A ver… la puta que te parió, enseñame el quilombo, querés.

Yo le extendí la notebook y el tipo frunció bien la jeta mientras mascullaba: Serás… la concha de tu madre, mirá que te lo dije… serás pelotudo…

Bastante me sentía yo como él decía.

—Ya sé que la experiencia de otro es solamente una anécdota, pero, pichón… te lo expliqué clarito. No te metas en más quilombos porque de uno te saco, de dos no.

Después dijo lo de que yo era peleador pero demasiado sensible y que no tenía cuero, todavía, para salir del barro sin terminar con todas las heridas embadurnadas de mierda. “Y la mierda, infecta” se encargó de aclararme.

—A mí no me sirvieron ni los Premios Planeta para sostener mis posiciones altruistas ¿y vos sos tan ingenuo que las querés sostener con buena voluntad y razones? ¿Ves que sos un reverendo pelotudo? No entendés el paño, pichón… Vos sos un idealista, un poético…Pensás que te podés batir a duelo con el egoísmo y encima, ganarle… ¿Decime en qué lugar de este planeta la solidaridad le gana al egoísmo? Dame un ejemplo…¿A ver? Escucho ofertas.

Yo, mudo y cada vez más y más mudo.

—Mirá… no estoy en contra de tu cruzada —siguió él— pero por lo menos me podrías escuchar y no llamarme para hablar de cosas de virgo. Porque estas cosas son de virgo. Tu prioridad son los chicos del Albergue y los de tu barrio que van a ir a parar al Albergue si no se ponen las pilas ahí en tu cooperativa ¿no quedamos en eso, estoy errado, no nos cansamos de hablar de cuáles eran las prioridades? Entonces, decime ¡¿qué mierda tenés que hacer en una comunidad de internet?! ¿Te gustan los circos de vanidades?

La cara se me había ido porque no sabía qué gesto le tocaba hacer, así que yo estaba delante de mi sabón con la cabeza gacha, los ojos metidos en el café y el corazón que no me dejaba tranquilos ni el pecho ni los oídos.

—Sabón no me gusta. Mejor sensei. Siempre me dijiste así ¿por qué ahora me cambiás de título?
Le trajeron el segundo té que había pedido y yo seguía mudo.

—Mirá que te quise salvar de estas cagadas… pero vos sos un tozudo, no escuchás —dijo, después de dar el primer sorbo a su segunda taza.

Como vio que me dolía, bajó el arma.

—Lastimate por cosas que valen la pena, pichón. De verdad te lo digo… ¿Te querés lastimar? Empezá a elegir tus causas. Y tratá de que valgan la pena. Tus pibes valen la pena. Esa es tu causa. Lo otro… es tu ego, tu afán, tus ganas de ser útil…pero, pichón, la buena gente no es útil en todos lados. En la mayoría de los lados, la buena gente sobra. Y hablando de eso ¿sabés lo que quiere decir sensei y por qué quiero que me sigas diciendo sensei?

Dejé la mudez.

—El que lo sabe de antes —respondí.


—Entonces… si lo sé de antes, hacete un favor y escuchame ¿si, pichón? Poné las fichas donde las fichas realmente sirvan. No las malgastes…No “te” malgastes.





Todo ésto debería ir en Los otros porque es una nota sólo del traductor de este blog.

Comentarios

  1. Me quedo pensando si conozco al sensei, me queda la sensación de que sí. Me quedo pensando también, porque soy un morboso sin remedio, en qué fue lo que pasó para esta cagada que te han dado mi amigo.
    Dejas en este texto algunas frases memorables Simón. La recojo.
    Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gildardo, amigo!! Claro que lo conocés. Tiene una forma de hablar que es inconfundible: dos palabras, tres puteadas, jajajajajajaja.
      A vos llegué por él y por Mirella y no se equivocaron ninguno de los dos cuando me repetían hasta el cansancio que eras un flor de tipo, que no me perdiera por nada del mundo tu amistad y cosas así. El "sensei" decía: es un tipo limpio, pichón y un tipo limpio, vale oro. Y me decía también: yo no le digo amigo a nadie; al Gildo (porque te dice Gildo), sí.

      Lo que pasó es una tontería, pero ya viste que cuando uno viene medio volando bajo, lo alcanzan todas las piedras (refrán de mi viejo) y entonces te lastimás. Por ahí, te tiran el piedrazo cuando estás allá arriba y ni te llega. Cuando estás con el ala cansada, la piedra te pega y te revuelca.
      Por lo menos yo admito que me revuelca. Hacerme el duro me sale mal, porque soy peleador y todo eso, pero la sensibilidad me juega en contra y no lo puedo modificar. Me duelen las cosas y me duelen mucho.
      Un abrazo muy grande!!

      Eliminar
  2. El que lo sabe de antes debería saber también que aunque uno hable y hable y hable, el otro va a hacer lo que le salga. Si no, sería todo muy simple: "chabón, no hagás eso"; y el chabón no lo hace ¿nocierto?

    Lo que uno sí puede hacer, me parece, es tratar de guardar esas experiencias para usarlas en otra ocasión.

    Un gran abrazo, Simón. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. El que lo sabe de antes terminó justamente la conversación con esa frase: Igual ya sé que sigue siendo al pedo todo lo que te pueda decir, porque sos vos el que tiene que hacer su propia experiencia, para corroborar que la mía podría haberte servido.

    Igualmente, en el taekwon-do, la voz del maestro se escucha, se respeta y se atiende, porque antes de ser un arte marcial, es una disciplina moral y en esa disciplina moral está implícito el traspaso de enseñanzas de espíritu y conducta nobles, gallardas, honorables.

    Muy descolgado todo eso para las épocas que toca vivir, Fer.

    Un abrazo grande y gracias por venirte a leer y dejarme tus palabras, amigo!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Ayyyy, Simón! Lo pesqué al toque en cuanto leí el primer "pichón".
    Lo interpretaste tan bien que pensé que estaba leyendo uno de sus libros.
    Me da una gran alegría que te ayude con toda la experiencia acumulada y la generosidad que lo caracteriza.
    En lo de las comunidades de internet pienso igual que él. Para mí son una pérdida de tiempo, en general los demás no leen, solo elogian y se aprende muy poco.
    El "sensei" coordinaba una como dios manda y era un placer estar allí, todavía la extraño.
    Un abrazo grande, compa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga!! Sí, me está ayudando con muchas cosas y se cumple eso que me decía siempre mi viejo, de que desconfíe de los que se proclaman buenos a sí mismos. Los buenos de verdad, decía mi viejo, hablan poco y hacen mucho. Se arremangan y hacen, decía mi viejo. Y me sabía decir: Los ángeles de verdad no vuelan, andan a pie. Jajajajajaja.

      Si te tengo que decir, más allá de todas esas cosas que se ven en las comunidades, a mí "la calle del medio" no me sirve para nada y entiendo lo que me querés decir con eso de que "coordinaba como dios manda". Se nota que es de los que pone el pecho a las balas y toma posiciones. No sé si será porque en el barrio que vivo te tenés que vivir involucrando o qué, pero las calles del medio y las tibiezas no me caben a mí. Si estás al frente de algo, tomá posición y la posición, si estás al frente de algo, no pueden ser al mismo tiempo Dios y el Diablo.
      Pero bueno, es mi forma de ver la vida y me parece que por eso no encajo en ninguna parte. Encima el chabón tiene razón: las cosas me hacen mal, me pegan.
      Un abrazo grande, amiga!!

      Eliminar
  5. Con él aprendía y contigo también. Además cuando alguien escribe así de bien es un pecado guardárselo para uno mismo. Vanidades? en ti no las veo. Veo corazón. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eli!! Conmigo no hay mucho para aprender, amiga. Y vanidad, no tengo, por eso muchas cosas me duelen tanto, aunque sean estupideces que hay que tomarse como de quien vienen.
      Me parece que ese capítulo lo tengo que estudiar un poco más, porque cada dos por tres me bochan.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  6. Me siento identificada en este caso con el de la reprimenda. Cómo jode cuando has advertido a alguien sobre algo, le has aconsejado y le has dicho por activa y por pasiva que no haga X cosa, y va el "pelotudo/a" y lo hace... Pero también entiendo al que está del otro lado y decide obrar como le sale de los cojones, como decimos en España jajaja.
    Al final, solo uno mismo aprende de los errores.
    Abrazos, Simón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo, Sofi, si tu sensei es un tipo que, como se dice en mi país, "la tiene larga" o sea, es un tipo que en su terreno pisa con huella de gigante y voy y le toco yo (cuando el discípulo está listo, llega el maestro, dice), un "pequeño saltamontes" rebelde e indisciplinado que hasta que ve que no puede (o no lo sufre) cree que va a poder ganarle a todos los molinos de viento.
      Me sabe decir: "sos igual que yo cuando tenía tu edad; ojalá te dure para siempre esa forma de ser; lo importante es aprender a usarla".
      Prueba y horror, como el blog, jajajajaja.
      Un abrazo grande, amiga!!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué hago, Isabel?¿Contesto lo que me decís en el comentario que borraste y te explico cómo fue la cosa?
      Jajajajajaja.

      Eliminar
    2. ;)...a ver, te cuento:
      Contesté sin leer los comentarios posteriores, luego me di cuenta de que hablabais de algo que desconocía y, quizás, no era de mi incumbencia., y por discreción lo borré.
      Explica, explica jeje

      Eliminar
    3. Medio que te lo explico en la compartición, amiga. Ahí te digo como son las cosas. La anécdota del porqué del bardeo de mi sensei no tiene real importancia. Soy yo que no sé cómo hay gente que camina por la calle del medio y tan feliz. Ya le digo a la Betty, para mí que es esa materia que te tiene de cabeza en la facu y que. aunque al final la hayas rendido bien, soñás toda tu vida con que te falta rendirla y no te explicás como conseguiste el título sin haberla rendido.
      Como dice el maestro: bolsa de gatos pardos y calle del medio.
      No entiendo la materia, así que siempre me bochan.
      Para mí la vida es una cuestión de posiciones.
      La anécdota es una tontería, pero hasta en las más insignificantes tonterías se ven los pingos en la cancha (quiere decir que se ve la laya de la gente).
      Otro abrazo grandote, Isabel!!

      Eliminar
  8. Pues me he quedao pero que antes, debo estar espesa esta noche, no entiendo ni papa.
    Mejor me voy a dormir y ya otro día, si eso, me cuentas que es un sabonim.
    Buenas noches compañero, un abrazo de los grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabonim, sabón, sensei, son todas formas de nombrar a un maestro en las artes marciales, que, contrariamente a lo que piensa todo el mundo, no son una cuestión de puñetazos y patadas, sino una disciplina intensamente moral. Una disciplina en la que se cultiva el honor antes que nada: para con uno mismo y para con tu oponente.

      A mí medio que se me escapa lo que no llegás a entender. Va de no mojarse, de actitudes plenamente indiferentes, de "todo está bien y si te degüellan, por favor no me salpiquen la ropa" y cosas así.
      La gente no se complica porque no se implica y en un territorio mezquino y hasta imaginario como es internet, donde lo individual es el tótem, llega un idiota a decir: el tótem es lo colectivo porque hay que tender al bien común, y la gente, mientras mira como te despedazan, se arregla las uñas.

      Los que conocen al tipo que me da el sermón, pertenecían a su comunidad y en una de esas, como dice Mirella, hacía la diferencia. Pero le pasó lo mismo que a mí y quizás le duele que, aunque me advirtió todo lo advertible, ahora el fusilado soy yo.

      Me parece que ya empecé a hablar pavadas. Tengo unos días que me están dejando de cama y por ahí, también me pasa eso, que tiene razón y me agarraron el cuero las polillas.

      Que descanses, amiga!! Buen domingo!!

      Eliminar
  9. Ya ya entiendo, parece que la luz del día me abrió las entendederas.
    Me gusta la gente comprometida, en el mundo real y en el virtual también.
    Gracias Simón, hasta pronto y cuidate mucho compañero.

    ResponderEliminar
  10. Hola Simón,
    ¿Esta entrada va en relación a la anterior? Quiero decir si era el grito, que andabas necesitado de expulsar. Tuve que leerlo dos veces para comprender mejor tus letras, (hoy tus expresiones fueron complejas para mi comprensión) Solo puedo decirte que a veces por mucho que no queramos, si lo ves venir, mejor aléjate. No sé que te habrá pasado, pero espero que no sea nada que te perjudique (y hablo a nivel emocional) que esos son los golpes que más duelen.
    Un abrazo, fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene!! No, no tienen nada que ver con la entrada anterior pero ya sabés como funcionan las cosas, parece que se encadenan las malas rachas, jajajajajaja.
      Yo estoy acostumbrado a salir de los pozos, así que me pongo mal en el momento pero después levanto cabeza y le doy para adelante. No queda otra que enfrentar los problemas si uno quiere que se solucionen.
      Un abrazo grande, amiga!! Y muchas gracias por tus consejos.

      Eliminar
  11. Hola, Simón, amigo. Leyendo tu relato y los comentarios veo que hay una asociación. Y que viene de alguna de esas disputas que son habituales en Internet y que no conducen a nada. Vos sos muy sensible, una persona muy valorable, que lleva convicciones firmes y da pelea por ellas, en tu vida diaria. Pero también es una buena enseñanza la del maestro. Dentro de las cosas valiosas, según mi humilde opinión, está esto que vos hacés tan bien que es escribir, quizás no te dés cuenta del don que tenés o tal vez sí, pero en todo caso te digo que ya quisiera yo escribir como vos lo hacés. Te envidio, sanamente, compañero. Un abrazo grande, Simón.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo!! Gracias por venir. Yo creo que debo tener una tara con la implicación. Me tomo las cosas de verdad. Me las tomo en serio. Todas, además. Entonces, me cuesta mucho entender ciertas actitudes, como "lavarse las manos", "tirar por la calle del medio" y todas esas cosas de medio pelo, sobre todo si la cosa no da para que entres en la "zona tibia" porque estás en un lugar privilegiado para ordenar lo que se desordena y está en tu mano el poder para hacerlo.
      No sé si estoy equivocado pero yo no dejo que esas cosas pasen si estoy a cargo. Tomo partido, posición, como le quieras llamar y pongo un freno, ya sea entre los chicos de la Coope o si tengo una dotación a cargo o en cualquier parte.
      No me va lo tibio. Me va lo jugado, aunque me vaya mal mientras me juego. Asumo las consecuencias si estoy al frente de alguna cosa o encaré alguna cosa y no por ello me considero un juez o el gallo más poderoso de gallinero. Y lo hago donde las cosas pasan, no a escondidas en el baño, porque es donde las cosas pasan donde se gesta el liderazgo y donde se dan los ejemplos. En secreto y en el baño, no le sirve a nadie.
      Pero bueno, ya sé que el problema con este asunto lo tengo yo y no los demás. La responsabilidad de sentirme así es solamente mía, porque no puede pretender que los otros tengan mi forma de ser o de manejar una situación antes de que la sangre llegue al río.

      No sé qué tenés que envidarme a mí, si vos escribís dpm, Ariel. Me deja asombrado que me digas eso, amigo!!

      Un abrazo grande.

      Eliminar

Publicar un comentario

ZONA POPULAR

Alfajor santafesino

La rara incapacidad de escribir una carta de amor

Bajo fondo

El pájaro en la ciénaga

Lo kafkiano de lo que no está.

Inteligencia sin claridad.

Cristales de sal